29 abril 2013

Neon suéter

¡Buenas tardes! ¿qué tal el finde? ¿o dejó el tiempo disfrutar? aiiiss con las ganas que tenemos de primavera... Hace una semana nos picaba el sol y ahora vuelta a la lluvia, apetece mucho más salir y hacer cosas si hace solecito ¿verdad?. Además de lo bonitas que se ven las calles con las coloridas flores de por medio. Hablando de color, hace poco publiqué un post sobre los tonos neón -tan apropiados para esta temporada- y hoy os traigo un look con una prenda que adoro y amo por encima de todas las cosas, el suéter. La verdad es que este invierno no me he separado en ningún momento de mis queridos jerseys de punto, en verde menta, blanco, rosa, de rayas, con estampado azteca, amarillo... (a ver si pronto puedo hacer un post con toda mi colección jajaja)

Pues bien, este look combina estas dos cosas: un jersey de punto y el color flúor. La verdad es que combinar tonos neutros con esta tendencia es un UP de color para el look y eso, como ya sabréis, me encanta. Así que nada especial, todo muy sencillo como digo siempre... leggins negros, suéter y mis inseparables botines. Tengo que confesar que este día, hacía más bien frío a causa del viento, es por eso que alguna foto me veis con abrigo. 

Para terminar este post quiero agradecer a aquellas personas que siempre tienen un comentario amable cada vez que escribo una entrada nueva. Hace un mes que empecé con mi blog y hasta ahora solo he recibido apoyo y cariño de personas que ya son más que expertas en el tema. Gracias por animarme a seguir con vuestros comentarios y visitas. 

Sin más me despido hasta el próximo post. ¡Pasadlo bien!

Besos mil 








suéter y leggins: Stradivarius
bolso: Blanco
botines: Pull&Bear
abrigo: GreenCoast (El Corte Inglés)
reloj: Casio
pintauñas: Deliplus nº59

22 abril 2013

Adiós lluvia, bienvenido sol

Adiós adiós a los días de frío y lluvia. Por fin toca despedirse del mal tiempo y dar la bienvenida al sol y al calorcito. Y como en España no hay punto medio (como decía un blogger, la primavera no existe) tenemos que pasar del abrigo a la manga corta de un día para otro.

Este look que os traigo hoy es de marzo, no hace ni un mes que me saqué las fotos, pero los contrastes de temperatura hacen que parezca que me las eché allá por navidad, nada que ver con la realidad. Yo muy cautelosa guardando outfits en otoño para mostrároslos al comenzar el blog y me encuentro con que se me caducan las fotos. En fin que vamos a hacer... no me lo tengáis en cuenta jajaja.

Bueno, como siempre nada especial, ropa muy sencilla y cómoda, a mi estilo. Decidí combinar estos leggins camel con una camisa que me encanta. Es la camisa azul clásica de toda la vida pero con perlas en el cuello y un bordado en la parte de los botones (que en la foto no se distingue bien).

Protagonistas indispensables para mí este otoño los botines. Tengo que decir que no soy muy fan de botas ni botines, de hecho, adoro los zapatos y las botas es algo que odio, no sé por qué. Sin embargo, me enamoré de estos botines y me han servido en más de una ocasión de esas en las que no sabes si ponerte tacones o bailarinas. Así que me alegro mucho de haberlas comprado, además me encantan las tachuelas y el color porque combina con casi todo. Y bueno mi inseparable trenca que es del año pasado.

Por cierto, me he dado cuenta que todos mis básicos destinados a abrigarme (trenca, gabardina, americanas, cazadoras...) me los compro en azul marino... a ver si cambio de una vez ¿no?

Pasad una bonita semana y para el próximo post os enseño un look más primaveral, lo prometo jajaja. ¡Ah! y nos os descuidéis con las temperaturas que puede hacer un sol enorme pero aún podemos guardar las sandalias y los tirantes para cuando haga más calorcito sino queremos pillar un resfriado.

Besos mil 










leggins y trenca: Stradivarius
camisa: Blanco
botines: Pull&Bear


19 abril 2013

¿Involución de la especie?

Como bien dije en las primeras entradas de mi blog, no voy a decantarme por un tema en concreto a la hora de escribir aquí. Si algo despierta mi curiosidad opinaré sobre ello sea del tema que sea, siempre con el máximo respeto y haciéndoos saber ¡SIEMPRE! que todo lo que escribo es mi humilde opinión. Bien, pues este es uno de esos post que despiertan mi curiosidad. Es un tema sin resolver que queda al libre pensamiento de cada uno, como lo queráis ver, sea como sea, es un tema que nunca quedará zanjado.

Sin enrollarme mucho más, resulta que como cada domingo antes de irme a dormir, puse la televisión y vi al señor Iker Jiménez hablando en su programa Cuarto Milenio de la "Evolución o Involución" de la humanidad. Entre los argumentos que sostenían la segunda premisa hablaron de las numerosas estupideces que podía hacer el ser humano, entre ellos el balconing, saltar de un tren a otro en marcha o ponerse acostados en las vías para que éste pasara por encima, en definitiva, jugarse la vida de manera inútil. De la evolución poco se dijo, solo un periodista de ABC defendió que el ser humano siempre ha sido así y que lo único que ha cambiado son las herramientas, es decir, que si antes había un grupo de tontos que no tenían como compartir sus hazañas ahora sí pueden y están causando furor porque nos resulta estúpido, poco visto y "gracioso" a la vez.

Fue entonces cuando los jóvenes pasamos a ser de nuevo ser el eje de la conversación, como en la mayoría de temas controvertidos. Dicen de nosotros que somos mal educados, que solo queremos fiesta, que no estudiamos ni queremos trabajar, que nos importa una mierda que el país esté en crisis pero ya solo les faltaba por decir que estamos provocando la involución de la especie. No es que en el programa se nos nombrara directamente, que quede claro de antemano, pero yo en las imágenes no vi a ningún entrañable anciano haciendo balconing ni a ningún adulto haciendo nada estúpido... el caso es que no estoy criticando la manera que tuvo Cuarto Milenio de abordar el tema, todo lo contrario ya que me pareció bastante interesante, sino que quiero daros a entender hasta que punto está llegando nuestra generación para provocar el debate de este tema, la involución.

Es cierto que yo miro a los niños de 5, 10 y 16 años y no se parecen nada a lo que un día fuí yo. Confienso ruborizada que jugué con muñecas hasta los 13 y que con 15 aún no sabía si vestime de mayor o de niña, es más, no pisé una discoteca hasta los 16 y con 18 mi única preocupación era la selectividad. Ahora las nuevas generaciones pasan de párvulos a la adolescencia, luego entran a las discotecas y después hacen la comunión, una vez han llegado a la E.S.O se conocen más apelativos de droga que la policía y cuando llegan a los 18 están aburridos de sus vidas. No voy a generalizar pues aún existe una masa de padres conscientes que educan a sus hijos en función de su edad y que saben dar un buen rapapolvos cuando es necesario y, muy importante, que no premian a sus hijos por sacar buenas notas pues la educación no es una maratón sino una obligación que TODOS deben cumplir para ser algo en la vida.

Sin desviarme del tema, y retomando las palabras del periodista de ABC, creo que el ser humano está más que nunca sometido a una evolución tecnológica que lleva consigo una adaptación de los conocimientos.  Es verdad que esta tecnología está haciendo que nuestra vida sea más cómoda pero no por ello vamos a dejar de pensar, yo no permitiría que una máquina ocupara mi lugar de trabajo porque supiera más que yo. Me da igual lo que digan los estudios, tengo fe en el ser humano, porque si no ¿qué nos queda? Además creo que cada vez los niños adquieren los conocimientos antes y son más espabilados, para bien o para mal. Mi abuela supo utilizar el móvil con 70 años, yo con 13 y mi sobrina de 6 años ya lo entiende mejor que yo ¿hay mayor muestra de evolución que eso?

Me gustaría que comentarais que pensáis sobre este tema, ¿estamos evolucionando o involucionando? ¿que papel tienen los jóvenes en este proceso? ¿soy la única que ve que los jóvenes siempre estamos de por medio en los temas que más desfavorecen?

Como veis el post de hoy no tiene mucho que ver con lo que llevaba hasta ahora pero espero que os haya gustado. Nos leemos en el siguiente. Pasad buen finde

Besos mil 






fotos: pull&bear





16 abril 2013

Shorts de los 60s


No es difícil darse cuenta de que aquello que una vez estuvo de moda, y más tarde se pasó, siempre vuelve. Lo hemos visto en vestidos, peinados, zapatos, estampados y en un sinfín de cosas. Yo os traigo una prenda que tuvo su máximo esplendor en los años 60 y que ahora vuelve más renovada que nunca. Estoy hablando de los shorts de talle alto. Llevo viéndolos en Pinterest durante varios meses y cuanto más los veo más me gustan.

Para las que no quieren pasar este verano sin unos les informo que las tiendas low-cost los ofrecen en distintos colores y modelos: vaqueros, a rayas, con rotos, tachas, pintados, despintados.... Hace un par de semana compré unos de color vaquero clarito en Primark. No tienen mucho adorno, son lisos con bolsillos y ya está pero los pienso customizar en cuento encuentre un hueco.

Creo que este verano van a ser la prenda estrella. Además, son fáciles de combinar, para el día a día podemos ponerlos con unas sandalias y una camiseta fresquita y para la noche podemos acompañarlos de una blusa y unas cuñas o unos buenos tacones. Sea como sea serán el must de este verano.

Solo un consejo antes de que os hagáis con vuestros deseados shorts de los 60 y es que hay algunos que son tan tan tan minúsculos que dejan asomar más de la cuenta en cuanto al trasero se refiere. No es que me oponga, al contrario, si sois atrevidas adelante, solo que si queréis llevarlos más discretamente probároslos antes de adquirirlos.

¿qué tal si compartís fotos de vuestros shorts en mi facebook o twitter? Así nos inspiramos unos a los otros para llevarlos =)

Feliz semana, nos leemos pronto
Besos mil 
















13 abril 2013

Stripes and Leopard

Aunque la lluvia se empeñe en aguarnos la primavera, el buen tiempo está ya a la vuelta de la esquina. Para mí la llegada de mayo (al que, según mi optimismo, le queda poco en llegar) es el comienzo de tener buen humor, día sí - día también, aunque tengo que reconocer que los días de lluvia con manta, peli y palomitas en el sofá también tienen su aquel. Pero una vez tengo explotado todo lo que el invierno-otoño da de sí me apetece ya ver el sol asomar por mi ventana cada día... ¿y a quién no?

Hoy, como es un día de esos en los que me siento con ganas, me he animado a subir algunas fotos mías durante la temporada de otoño. Fue un domingo, lluvioso a ratos, en el que me empeñé en montar en bici para pasear y, aprovechando que el tiempo nos dio una tregua, saqué algunas fotos del momento. Cómo quería ir cómoda el look que elegí era muy sencillo: unos leggins abrigaditos negros, un jersey oversize de rayas y mis inseparables Converse, que tantas veces me han sacado del quebradero de "que zapatos me pongo" este invierno. Para tapar un poco el cuello del vientecillo que te llega en la bici escogí este pañuelo estampado de leopardo. La combinación con las rayas, es para muy gusto muy equilibrada, además últimamente he visto mucho por Pinterest esta mezcla y me encanta (por cierto, ¿me sigues en Pinterest?) Creo que el estampado de leopardo es muy versátil y combina con casi cualquier color, estampado o textura.

Como no, tenía que añadir un "toque" al look neutro que solucioné con unos calcetines en color coral... quizás no guste a todos, a mí me encanta.

¡Ya no me enrollo más! Feliz fin desemana a todos, nos leemos pronto.

Besos mil







suéter: H&M
leggins: Stradivarius
scarf: H&M
zapatillas: Converse
calcetines: Primark

07 abril 2013

Flúor & Pastel

Vainillas y mentas, corales y azules eléctricos, verdes pistacho y limas ácidas... son sin duda los colores que llenan los escaparates en la temporada de primavera. Y si bien es cierto que hasta que no solventamos el blanco nuclear de nuestra piel no podemos lucirlos en todo su esplendor, nadie se puede resistir a comprar una prenda de alguno de estos colores. Son los conocidos tonos flúor (o neón) y pastel y, según conozco, llevan poco años coloreando nuestro armario. Bolsos, zapatos, pañuelos, bisutería, pantalones, suéters de punto... sin duda estas llamativas prendas pueden dar un toque especial al look más sencillo. 

Aunque parezcan difíciles de combinar, lo cierto es que resultan muy versátiles. En un principio siempre los he combinado con colores neutros, con vaqueros o simplemente los usaba en complementos para destacar, como he dicho antes, un outfit sencillo. Me negaba mentalmente a combinar varios colores en un mismo look. Sin embargo tengo que decir que he visto mezclas de bloques de color que me han resultado muy bonitos. Sea como sea, se han convertido ya en un básico de la temporada primavera-verano. Os dejo algunas fotos para que veáis todas las posibilidades a las que estos colores se prestan, sacad a pasearlos que el tiempo puede que se empeñe en darnos lluvia pero es en días grises donde los colores llamativos más se lucen (al mal tiempo buena cara ¿no?)

¡Hasta la próxima!

Besos mil 

Imagen